sábado, abril 05, 2008

"Allá en el fondo está la muerte, pero no tengas miedo"

Ejercicio 10 de Metatextos: conversaciones escuchadas en un funeral.

En un principio yo quería hacer algo sobre Julio Cortazar, pero luego el texto dio muchas vueltas y así quedó en pura ficción. Leyendo mejor las instrucciones creo que nunca enfaticé qué tipo de personaje era, jeje, pero hasta ahora nadie se ha dado cuenta así que shhhh.


"Allá en el fondo está la muerte, pero no tengas miedo"

Inés se detuvo en el umbral del lujoso salón que se dibujaba entre luz y penumbra. Al fondo, vio a Lucía, arrodillada frente al ataúd. Con asombro, observó en la pared un retrato conocido, cuya mirada le produjo un estremecimiento.Algunos rostros voltearon a mirarla. Lucía se levantó y caminó hacia ella.

- Qué haces aquí, qué quieres. -dijo en voz baja con un dejo de desprecio.

- Necesitaba venir. Lucía, le sonará extraño… pero quisiera recuperar algo que, en cierta forma, es mío.

- Nada que esté en mi casa es o fue alguna vez tuyo.

Inés fue hacia el fondo del salón sin mirar el ataúd y contempló el retrato.

- Esto es un recuerdo mío -le dijo.

Lucía rió acallando los murmullos. Cohibida volteó a mirar el ataúd y susurró:

- Yo mandé hacer este retrato poco después de nuestra boda.

- ¿Pagó por este cuadro?

- Por supuesto. Incluso le ofrecí a Leandro mi apoyo para el pintor, un tal Medina, aunque nunca volví a saber de él.

- ¿Ofreció ser mecenas del pintor? Vaya Lucía, su generosidad no tiene límites. ¿También pensaba condicionarlo a casarse con usted para tener sus favores?

Lucía se quedó sin habla mirándola con furia.

- Por lo visto, Leandro le guardaba algunos secretos -agregó Inés. Vera, este retrato se pintó mucho antes de lo que cree. ¿Recuerda el reloj que le regaló cuando empezó a “apoyarlo”? Busque en él una inscripción, es la misma que verá alrededor de su mano en el cuadro. Le dejo mi tarjeta, por si cambia de opinión.

Al volver del cementerio, Lucía buscó la caja donde su marido guardaba aquel obsequio, en la tapa leyó unas palabras, mismas que encontró en el reverso del reloj. Agitada, fue hasta donde estaba el retrato. En una minúscula y hermosa caligrafía halló la frase. Desconcertada, sacó del bolsillo la tarjeta y la leyó mientras sentía hervir su sangre:

Inés Medina. Pintora

———————————————

“Allá en el fondo está la muerte, pero no tengas miedo” es un fragmento de Instrucciones para dar cuerda a un reloj de Julio Cortázar.

4 ecos:

Edgar López dijo...

Me gusto, creo que te estas haciendo de un estilo característico y eso es bueno.

Aprovecho para una tarde felicitación de cumpleaños, a tus 28 solo te puedo decir una cosa:
Lo mejor esta por venir, ¿preparada?

H dijo...

Ojalá puedas leer "La puerta condenada", de Julio Cortázar, te gustará, estoy seguro. Un abrazo y un agradecimiento especial por haber recogido a esos cachorros.

Un abrazo querido.

H.

l i l i t h dijo...

Me gusta bastante, le atinaste, es un gran cuento.

l i l i t h dijo...

Edgar, por supuesto que estoy preparada, no por nada yo siempre he dicho
que vivo mi mejor momento, jaja