lunes, mayo 07, 2007

Quesque mis ojos o cómo jugando dominó me convertí en Medusa



El sábado en la noche era el cumpleaños de Histeria y lo celebraría en una casa que sus papas tienen en no sé donde. Como yo no sabía llegar, quede de verme con mis cuates y luego de un viaje larguísimo, en medio de las ocurrencias de Electrocow, Woody y Fosy, (ondas como los patrocinadores de mi programa de radio, desde martillos Truper y sierras eléctricas Carterpillar, o la excelsa imitación de “Este es mi pantano y de nadie más”) llegamos a Pantano de las Flores, digo, Villa de las flores... sí, en Coacalco! Estaban ahí amigos de festejado, compañeros de escuela y algunos miembros de su familia. Había buena música, predominando la electrónica. Risas por acá y por allá, porque estos cuates se pintan solos para la comedia, siempre termino doblándome de la risa. Luego de cenar se armó el dominó. Mi pareja de la noche fue Brenda y… pedagogas al fin, con más de diez años de conocernos, tenemos una perfecta comunicación, bastaba una mirada, una sonrisa o un puchero para entender cuál era el paso a seguir y pues ya entrados en calor, y por pura necesidad, le perdí el asco al vodka con jugo de uva.

El dominó es un juego básico en mi vida. Cuando todavía no sabía hablar, ya pasaba tardes enteras sentada en el regazo de mi abuelo mirándolo jugar con mis tíos. Ya de adolescente, durante muchos años, pasábamos las tardes de sábado jugando con unos compadres de mis papas. Así que aunque no me considero experta, creo que sí me puedo defender bastante bien.

Jugar dominó no es complicado, más que eso de “contar” es importante estar muy concentrado en el juego, saber comunicarse con el equipo y observar a los contrincantes.

Para ganar es necesario procurar tres cosas:

-Obligar al siguiente a pasar

-Abrir juego para la pareja y

-Jamás, por experimentado que seas o por lo mucho que consideres tener el triunfo en la bolsa, cantar victoria antes de tiempo.

Se fueron armando las parejas: Histeria-Electrocow (los electro), Koala - Sra. Koala (los Australia), Carlos – Luchador amateur ( se ganaron a pulso el nombre de los machines), la pareja CCH Vallejo cuyos nombres no recuerdo, Erick (hermano de Histeria) – Tío de Histeria (los soberbios), Fosy – Primo de fosy, (los waka, waka) aunque después en lugar del primo entro Woody y luego Checo, y al final se terminaron jugando Fosy- Hermano de Histeria; y por supuesto Brenda y yo. Bastante nutrida la concurrencia, pues. En total habíamos cuatro mujeres jugando, pero Brenda y yo éramos la única pareja integrada solo por mujeres.

Las rondas iniciaron, los equipos entraban y salían, hasta que la pareja de los soberbios se mantuvo por tres juegos; para que es más que la verdad, se las daban de muy acá, y eran buenos, pero la soberbia siempre está de más, el nombre se lo ganaron porque cada que sacaban a otros decían, “ora sí unos que raspen, no?”. Pero luego los de Australia los sacaron e iniciaron una racha de ocho juegos al hilo, record que ostentaron durante toda la velada. Luego, no recuerdo quienes los sacaron pero seguían entrando y saliendo. Hasta que Brenda y yo entramos y logramos cuatro juegos al hilo. Tal vez tenga que ver que Woody nos hizo unos de sus acostumbrados “tatuajes de la suerte” jajaja, a mí en la espalda y a Brenda en el brazo. Sacamos a los soberbios, a los machines, a los electro, a los Vallejo, pero nos sacaron los Australia. Desde entonces los machines empezaron a decir que lo de Brenda y yo había sido pura suerte, que cómo unas chavas iban a ganar tantos. Seguía la onda de entrar y salir hasta que nosotras iniciamos otra racha a ritmo de Sussie 4. Y fue entonces cuando mi paciencia empezó a desvanecerse. ¿Por qué algunos hombres no toleran que dos mujeres les ganen en un juego que según sus pobres cabezas, es para hombres? Empezaron los comentarios cargaditos de parte de aquellos que apenas conocíamos, ondas como: "no las mires porque te desconcentran", "es pura suerte pero ahorita se les acaba" y hasta “no más por que son bonitas”, a lo cual Brenda y yo respondíamos con juegos culminados a nuestro favor. Y los sacamos a todos. Siete juegos al hilo. Pero en el octavo, onda las cuatro de la mañana, me apendejé y me puse a mandar un mensajito por cel a cierto gatito que en esos momentos correría encuerado por el Zócalo y me desconcentré. Así que los electro nos sacaron con la efectiva pero insatisfactoria estrategia de cerrar el juego. Igual salieron los comentarios por parte de los tipos referidos, de “ya era justo”, “ya les habían dado mucha vida” “hasta parecía brujería”. Brendita ecuánime como siempre fue a abrazar a su Woody y yo me fui con Electrocow por otros tacos de guisado a la cocina, no sin antes decir algo así como “Las ardillas al bosque, señores”. Cuando se enfrentaban los koalas y los soberbios, regresábamos de la cocina y el Luchador amateur dijo: van a perder los koalas y yo nomás viendo las fichas en la mesa dije: No creo. Y el hermano de Histeria muy mala leche me dijo: es que tú estás trayéndonos tu mala vibra. Y ahí sí me encabroné, sobre todo porque se apendejaron los koalas y perdieron. Checo me llamó al puesto del dj y cuando intentaba atravesar, el hermano de Histeria se vanagloriaba de haber ganado y entre muchas cosas decía, refiriendose a mí, pero sin verme a la cara, que para ganarme era necesario no verme a los ojos porque “la ves a los ojos y te paraliza, es como Medusa”. No se hicieron esperar los comentarios de mis amigos, diciéndole que no se pasara cuando ya harta, le dí un zape y le dije algo sobre saber perder.

Histeria me pidió disculpas por su hermano y me preguntó si me había caído mal, contesté que obviamente me había caído mal, que me cagaba que una bola de machines como la mitad de los presentes, no les cupiera en su primitiva cabeza que Brenda y yo les ganábamos porque más que saber jugar, podíamos razonar y comunicarnos bien, que me parecía muy poca madre decir que nomás por cómo nos vemos, los desconcentramos y que sólo faltaba que hicieran una hoguera en el patio y nos quemaran. Cada vez más serias Brenda y yo volvimos a ganarles a unos y otros sin hacer racha, hasta que luego del quinto o sexto vodka por ahí de las seis de la mañana, decidimos que era hora de dormir, aunque algunos siguieron jugando. Tal parece que la casa de Histeria está diseñada para las fiestas, pues hay bastante lugar para dormir. Dicho sea de paso, su decoración totalmente retro, desde el cenicero hasta el teléfono. Ya arriba, los koalas se acomodaron en una cama, y como Electrocow ya roncaba en la otra (evento documentado en video por supuesto), Brenda y yo nos acomodamos en un colchón en el centro, diciéndole a Woody que le tocaba empujar a Electrocow cuando decidiera dormirse, pues se bajó a seguir jugando.

Despertamos como a las once, pero con una güeva terrible y uno que otro medio crudo, pero tuve que ir al baño y Woody se cambió con Brenda, y me tocó a mí empujar al Electrocow que apenas se despertaba. Luego de especular sobre lo que hacían los que estaban abajo (que por los ruidos podía ser desde una orgía, hasta una sesión de aerobics o preparar el recalentado) siguieron los chistes y bromas, al grado de que ya me dolía mi pancita de tanto reírme. Como a las doce nos decidimos a bajar y atacamos gustosos lo que quedo de la comida, para mi sorpresa el vodka no me produjo dolor de cabeza, como acostumbraba y andaba fresca como lechuguita. Vimos unos capítulos de South Park, uno donde sale Mel Gibson, el ídolo de Woody, tema que siempre causa polémica y luego ya cuando nos íbamos bajó el hermano de Histeria con un cara de no hagan ruido que estoy bien crudo. Aunque me dieron ganas de gritarle un poquito preguntando si nos echábamos unos jueguitos, preferí, con mi mejor sonrisa decirle: la salsa está re picosa, éntrele.

6 ecos:

eLiZa:: dijo...

Así que veniste a conocer mis dominios estimada Lu, Pantano de las Flores jajajajajaja Se ve que a pesar de los comentarios molestosos te la pasaste de lujo xD Y bueno... cuando eso me pasa yo sí les contesto, claro que todo acaba en una acalorada discusión sexista que generalmente arruina la diversión.
En fin, qué culpa tenemos las mujeres de haber sido creadas con superioridad intelectual, emocional y física? ;)
Un abrazo...

Prometeo dijo...

Lo de los ojos de Medusa es TAN cierto que no se como no lo dije yo

miss noise dijo...

por eso me cae bien srita. medusa, digo, Gato.
:P

Pater Noster dijo...

woman-power

o medusa-power?

o divine-cat-power?

hicsite que mordieran el polvo. Eso es todo.

l i l i t h dijo...

Eliza, pues sí con esos pinches gangster me la paso de lujo... pero no creo que seamos superiores, no más conectamos bien las terminales, jajajaja...

Prometeo
viniendo de ti suena diferente, caray

Miss Noise

gracias!

Pater in the sky with diamonds

Yeahhh!!
gracias por tus lindas palabras!!!
(me la voy a creeer, ehh)

Juan Solo dijo...

¡Invita a esos reventones! No seas c$%&@...