lunes, mayo 22, 2006

LB en el Péndulo: Vaivén de emociones intensas.

Es muy curioso llegar a ver a tu grupo favorito, teniendo ya tu lugar reservado en una mesa. Uno se acostumbra a llegar temprano y esperar con tal de estar lo más cerca posible.

Esta vez a Carol y a mí nos tocó arriba y no teníamos muy buena visibilidad, pero eso no fue motivo de preocupación. Nuestros vecinos de mesa nos oían platicar de cuántas veces los habíamos visto y de las canciones que queríamos escuchar, creo que tuvimos mucha suerte de encontrar acompañantes tan buena onda, pues a mitad del concierto nos dejaron pasar al frente. Yo no me quedé en mi lugar todo el tiempo, bajé un par de veces para tomar fotos y para felicitar a una persona muy especial que se ha ganado a pulso la confianza y la amistad de los señores de LB.

Los de arriba fuimos los primeros en saber que daría comienzo el concierto, pues vimos bajar a los cuatro músicos, con su copita de vino tinto en la mano. Pero sólo Otaola y Aguilera subieron al pequeño escenario, rodeado de estanterias vacías, para interpretar Ser un destello. Posteriormente subieron Alonso y José María Arreola (Chemis para los cuates, según le gritaban los de la zona más vip, jajaja).

Como ustedes bien se pueden imaginar como se escuchan esas rolas, yo me voy a concentrar en relatarles lo que se ve.

Alonso. Por momentos cierra los ojos y se hace uno con el sonido de su bajo, sentado todo el tiempo en el marimbol, hubo un momento en que estaba tocando los dos al mismo tiempo! (en estas fotos el marimbol tampoco se ve muy bien, pero no podía acercarme más). Voltea a ver a los demás, pero sobre todo a Chema, casi siempre impone al desmadre, le pide a la banda que participe, que cante, que aplauda, le gusta estar cerca, cuando la banda no se puede acercar más, se acerca él. (Recuerdo esa vez en Cuernavaca que temí se cayera de la bocina en que se subió.)

Alex. Casi siempre mira a Aguilera, se coordinan, afinan sus guitarras. Cuando toca se viaja, sus dedos se deslizan por la guitarra como si fueran el único vínculo que mantiene con el mundo material, se viaja cabrón, regresa con una sonrisa increíble, sabiendo que clase de sonidos le ha arrancado a la guitarra y entonces abre los ojos y empieza a distinguirnos a todos los demás; quienes lo conocen mejor dicen que es un tipo ocurrente, que te mata de risa, pero eso es más en confianza, de entrada habla poco, pero es todo sonrisas y puede que no se acuerde de los nombres, pero no olvida los rostros.

Chema. Tiene mucho que quiero una foto en la que se vea su gesto de esfuerzo sobrehumano, de concentración absoluta, a veces parece que realmente está dejando la vida en los tambores y algo que me gusta mucho, es que canta todas las canciones. Mira a todos, a su hermano, a sus compañeros, a la gente, se divierte, se ríe. Esta vez sacó muchos “aditamentos” especiales para crear efectos, para darle más cuerpo a lo sonidos, algo así dijo posteriormente. Y ahora me entero que le encanta bailar, cualquier cosa, cuando la fiesta ya va muy avanzada, jajaja...

José Manuel. Siendo la voz principal, es quien generalmente se dirige al público, bromea con ese sentido del humor tan peculiar y sarcástico. Les pone calificativos a las canciones, unas son pinches y otras pachecas, jajaja. Sonríe, cuenta las historias de las canciones... y está completamente sereno, se recoge el cabello del lado izquierdo, y brinda con la concurrencia. Mira a Alex principalmente, a Alonso y a Chema en momentos específicos, o tal vez en esas partes de las rolas que cada uno disfruta especialmente.
A veces creo que él no mira al público mientras canta, o tal vez recrea imágenes o momentos en su mente mientras sus ojos se cierran al llegar a una parte especialmente sensible de la rola o se pierden en un punto infinito sobre nuestras cabezas.

El péndulo es una pequeña cafebrería (voytelas con la palabrita) que no creo que haya sido pensada en un principio para tener música en vivo, pero bueno. Sobre todo Alonso y Chema que tenían mejor perspectiva, miraban hacia arriba, el lugar estaba atascado, (había gente sentada en la escalera) tenía bastante tiempo que no registraba sold out, comentó José Manuel.

Esta vez el setlist que les presento es el de Otaola, pero está firmado por los cuatro. (si alguien le entiende a la dedicatoria de Aguilera, le agradeceré inmensamente que me lo comunique)



Bueno sigamos con los detalles.

Luego, cuando ya los cuatro interpretaban la tercera canción de la noche me llegó un ruido del exterior, mientras José Manuel cantaba “qué lugar, en verdad inhumano, tal vez ni dios puede oírte ahí” la sirena de una ambulancia se oía en la calle... Para presentar Akumal, contó que la música de esta rola se había creado en aquel hermoso lugar y la letra se había escrito tiempo después en un viaje en autobús a Aguascalientes... Vino entonces Tambor, la rola dedicada a este instrumento de magia ancestral y a todos aquellos que lo “aporrean”. Los asistentes reconocieron con júbilo El síndrome y luego sin más, dejaron caer Estallido Interno, la rola que siempre espero... y ya saben lo que sucede con esta rola. Se va hasta los lugares más profundos de mi mente y me revuelve todo. No me acuerdo lo que dijo antes de Clávame mejor los dientes, pero sí lo que pasó antes de Si acaso hay vida.
Alonso dijo:
- Esta rola se la queremos dedicar a nuestro amigo Francisco Torres, quien está cumpliendo el noveno aniversario de la Página No oficial de La Barranca, y queremos anunciarles también que desde ahora será el webmaster de la página oficial.

Carol y yo volteamos a vernos, Francisco estaba abajo, imagínate cómo ha de estar pensamos. Le envié un msj al celular felicitándolo y él lo contestó. Pero si está aquí abajo, pensé, y no quise imaginarme más, así que baje al primer piso y estando tan emocionada como él le di un enorme abrazo, creo que la felicidad se nos salía por los ojos. No conozco a nadie que se pueda dar el lujo de decir soy su fan número uno y que la banda le diga, sí carnal, eres el número uno. Estas son cosas que sólo suceden en la barranca.

Esta canción está bien pacheca, habla como de cinco perspectivas de la misma persona, de cosas que se van sucediendo... algo así dijo Aguilera para presentar Prisma... Luego vino La rosa, con gritos de mariachi cortesía de la concurrencia, jajaja, por cierto, si ponen atención en el setlist verán que esa rola tiene una flechita y luego esta el autógrafo de José Manuel. Bueno pues muéranse de la envidia porque eso quiere decir que está dedicada para mí.

Este concierto fue emocionante en extremo, No mentalices me caló tanto como si siguiera siendo enero, y la mera neta confieso sin ningún pudor las de cocodrilito me asaltaron en muchos momentos del concierto, jajaja, maquillaje arruinado de pormedio. Y es que muchas de estas rolas son mi soundtrack del dolor, como no voy a chillar cuando después de hablar de cómo le mentamos su madre a la ciudad y apenas vemos los atardeceres, aquél se pone a cantar “cómo el sol, cuando cae, también tú te iras” No sé si estaba cantando o maullando mirando al infinito.

A estas alturas el Fran ya estaba arriba con nosotras, Carol ya había saturado su celular con las rolas del concierto, yo estaba incrustada en el barandal y los acompañantes de nuestra mesa disfrutaban en la penumbra de la velada, como que no les importó mucho cedernos el lugar, la chava no era fan, pero el señor sí estaba cantando. Y déjenme decirles que también compadezco al compa que estaba junto a mí, pobrecito, soportarme cantando a todo pulmón con harto sentimiento, jajaja... Luego de Jardín de tiempo, me dio miedo que no la tocaran, pero sí llegó: Al final de la playa, sin las voces de ballenas en el fondo, pero esas se las puedo poner desde la memoria. Y me fui al hoyo... tal como la gente extrema se va al hoyo: llorando con el alma hecha pedazos sin saber si es por lo que no fue, por lo que es o por lo que será: “otra vez ya se consumió la esperanza, ella no va a cambiar, tú no cambiaras, nadie cambia... la sustancia que llamas amor, se secó bajo el rayo del sol, tal vez el mar devuelva un poco, al final de la playa” con ese ritmo lento y la voz oscura de Aguilera... me fui al fondo, a lo más profundo de la barranca. Resulta que ésta era la rola favorita de Alfonso André. Y para tener una visión menos desangelada del amor, dijo JM, El gran pez: “Manos que tocan, mi ilusión de no tener... ilusiones” en verdad quisiera...

Luego vino Marte/Medianoche. Duro y a la cabeza. Pocos reconocen esa rola que vive ahora en el interior de la primera.

Luego de hacerle que como que se van y nosotros como que les pedimos otra, en el primer encore, Aguilera solo en el escenario cantando Zafiro, a qué ganas de estarse torturando! Pero no hay nada mejor para el dolor que eso, la rola que entra como hoja afilada en la carne para dejar escapar un lamento eterno: Aún te llamo.

Luego llegó la sorpresa de la noche: Hicimos un cover de una rola que nos gusta mucho, nada más no nos juzguen muy duro, dijo José Manuel. Y así, después del rock más mexicano que conozco, de las rolas del mariachi cósmico, en la voz del más roquero cantante de boleros, aparecieron de la nada las notas de la melancolía y la esquizofrenia a la inglesa: Karma Police. Aguilera olvidó parte de la letra, pero a nadie le importo. La parte fundamental todos se la sabían: I lose myself, I lose myself. Se despiden otra vez, pero ya saben, no se hagan, les vamos a pedir más. Así que con Aguilera y su sola voz ante el micrófono, seguramente sintiéndose desnudo al no tener la guitarra en las manos, con Alonso en la guitarra principal, Chemis en la bataca y Otaola tocando el ...mmm, tecladito ese que nadie sabe cómo se llama (pero que me hace añorar mi pianosaurio, jajaja) se despidieron con Hasta el fin del mundo, y otra vez al llanto: “ y sé que te he tratado mal, que no debí llevarte mar adentro... sin avisarte que quizá no habríamos de volver al mismo puerto...hasta el fin del mundo

Luego, entre aplausos, subieron al camerino para seguir dando cuenta del vino tinto traído de tierras lejanas.

Me faltan unos cuantos detalles curiosos. En algún momento Aguilera comentó que a unos meses de la aparición del Fluir USA, les llegó un reporte muy alentador, tal vez demasiado según él, de que el primer corte del disco, Dormir sin miedo se encontraba en primer lugar en tres emisoras de habla española en aquellas tierras. “...ponle otro piso a tu terror, rechina los dientes” tendrá algo que ver?

Minutos después de que terminó el concierto vi la cosa mas tierna del mundo, de la mano de su papá, un niño como de ocho años con chamarra de cuero y cara de terror-emoción, subía la escalera con el Denzura bajo el brazo. Pensé en cuando pudiera llevar a Emily. Luego de que él y otros más subieran al camerino, no tuve que imaginar las palabras que adentro se dijeron. Aquí esta muy pequeño para que entren, mejor vamos a salir.

Sentada desde mi lugar observaba la escena, mi mirada se topó con la de un tipo satisfecho con esa gran noche, al parecer, mi cara ya le es familiar, me sonríe. Adentro el vuelco de rigor. Comentaba con Fran y Carol que el concierto había estado muy chingón, aunque no toda la gente haya estado super prendida, llegó el buen Manolo a saludar. Nos pidieron que desalojaramos el lugar.

Ya abajo con menos gente, les pedí que me firmaran el setlist. Luego poco a poco, entre saludos, abrazos, sonrisas, fotos, autógrafos, y uno que otro grito atronador, fue quedándose vacío el Péndulo.

Afuera, con un poco de frío, otras historias se escribirían bajo una sonrisa de luna hermosísima.
p.d. ya están las fotos prometidas.

6 ecos:

Prox! dijo...

Qué chingón!

lagartija dijo...

pues yo sólo sé que esa noche me dejó un recuerdo amargo... distante...

i dijo...

mi querida Lu:

este post es una obra de arte

te ganaste un regalo... creo que te llevarás una muy grata sorpresa cuando revises tu correo jeje...

un abrazo y mi agradecimiento por 'llevarme' a El Péndulo

Valeria dijo...

Wow pues qué chido. No tengo idea de cómo le haces, pero tan solo el leer la parte de "al final de la playa" hace que se corra mi delineador. No sé si es por las situaciones por las que estás pasando tú o por las que estoy pasando yo, pero no encuentro descripción más perfecta que esa canción, me llegó y nada más leyendola...

Ya me avisó Fran de la otra tocada, cualquier cosa, estamos en contacto.

Francisco Torres dijo...

Una de las noches más chingonas de mi vida, como siempre tus reseñas me despiertan una envidia terrible: "bendita sea la burocracia". Excelente compañía, música y vino, además de unos ricos taquitos al pastor.

Un abrazo.

l i l i t h dijo...

Prox!, ya ves de lo que te pierdes...

Lagartijita, ya ni me digas please...

Val, es el feeling, Aguilera es master, es un tipazo, es mi adorado.

Fran: No me balconees, jajajajaja, en realidad si tengo mucha chamba pero me da güeva hacerla, a veces la hago muy rápido y a veces me dejan años esperando revisiones, prefiero divagar.

Y Daexter gracias por tu visita.