sábado, mayo 13, 2006

fatal

me siento rota
me siento vacía
me siento desarmada
me siento decepcionada
me siento frustrada
me siento ilógica
me siento otra
me siento como una estúpida esperanza ahorcada en un árbol con una soga de fibra óptica.


la voz que puede salvarme está lejos, fuera de servicio...

la voz que me ha salvado siempre, mi estrella solitaria, susurra en mi oído:

Aún te llamo.

Cómo quisiera verte surgir por la bocina de la Radio, para que me abraces y me digas que soy una tonta por sentirme así. Que en realidad no hay razones.

Quisiera más que nada que fuera verdad eso de que no hay razones.

Pero hoy, aquí, todo se siente tan imposible.

3 ecos:

lagartija dijo...

depende de las razones que busques... yo tengo muchas razones para esperar, para buscar, para no querer olvidar... y tengo el mismo número de razones para todo lo contrario. el vacío es tan difícil de llenar...

Valeria dijo...

Hay veces que no encuentras razones y quisieras encontrarlas para amarrarte a un imposible, pero hay otras en donde quisieras no tener razones y dejarte ir...

Un abrazo.

l i l i t h dijo...

pues lo que menos importa ahora son las razones. quedan los hechos. y sí el vacío es imposible de llenar.