martes, marzo 14, 2006

partido en tres (tal vez más)

este es el nombre de una canción de la Santa que en lo particular no me fascina. Pero describe un poquito la terribilisma situación. Cómo le hace uno cuando muchas cosas que ha estado esperando por mucho tiempo coinciden en realizarse el mismo día. Se enoja, se frustra, dice palabrotas, le echa la culpa al diablo....

Ahí están los tres (que ahora son cuatro) lugares donde quisiera estar el próximo 17 de marzo aproximadamente a las 10:00 de la noche:

a) Caminando bajo la luz de la luna en un cerro perdido en la divina Oaxaca, dirigiendome hacia la entrada del río subterráneo Chontalcoatlán. Hace un año estuve ahí, fue una experiencia agotadora y aterradora (sobre todo cuando me quedé sola en la absoluta oscuridad de las entrañas de la tierra esperando a mis amigos que venían en el segundo grupo.) Tiempo de espera: ya lo dije, toooooodo un año.

b) en la Arena México presenciando la lucha de cabellera contra cabellera de mi amado cachorro aguado, alías el cachorro del mal, alias el hijo del Perro Aguayo, alias biscocho etc, etc... contra el ruco y panzón Universo 2000. Tiempo de espera: desde diciembre.

c) en un antro queretano disfrutando del primer concierto en vivo de la gira acústica de LB. Tiempo de espera: mes y medio más o menos.

d) En el Ruta 61 (D.F.) En la exquisita presentación del disco Blues en el Alma de Betsi Pecanins. Tiempo de espera: no mucho, apenas me enteré hoy.

Y bueno, los ecoaventuros me van a odiar porque aunque me he preparado mucho para ir al río no podre acompañarlos en esta fecha, que es la más emocionante porque solo van guías a explorar las condiciones del terreno y valorar si se llevan grupos. Los gatitos de Ulthar ya me odian porque desde el jueves pasado compraron los boles para las luchas y les dije que no podré rolar con ellos. Betsy no creo que me odie, ni me conoce.

Así que señoras y señores, la luz de esta hermosa luna (habrá luna, ojalá que sí) me hallará este viernes en las hermosas y limpias calles de la ciudad más hermosamente planeada que he visitado hasta ahora: Querétaro, en compañía de barrancos y despeñados.

(Ahora sí Hamlet, así o más patético...)

2 ecos:

Camila dijo...

Genial... que daría yo por ser invitada a ese Queretaro con esos barranqueños...
Que daría por estar unos dias en esa Ciudad de México e internarme en su vida cotidiana, tener las maximas expresiones del arte al alcance de mi mano. uuufff....
Monterrey ciudad de gran movimiento, todo es estres, correr, llegar siempre puntual, siempre bien, siempre en la linea... aay caray... dificil tarea para esta servidora media neo-hippie-barranqueña. jajaja...

Bien, saludos lilis, que bueno que te veo de regreso, aunque es bueno leer y leer lo mismo una y otra vez cuando te ausentaste por tus mudanzas... se vuelven a encontrar cosas nuevas que quizas se han pasado con anterioridad.

Bien, saludos a Francisco Torres, Hamlet... ja son de los que me acuerdo que he leido sus comentarios.


Lilis... Monterrey te espera cuando gustes, no te olvides.
saludos.

Prometeo dijo...

que envida! yo tambien me moria por ver el cabellera contra cabellera.

Ni modo. disfruta queretaro y a los barranqueños. Me tomare un cafe con leche a tu salud en La Parroquia de Veracruz